MÁS
POSTS

Matrix Blog

Reparar, tratar y arreglar un cabello muy dañado

Por desgracia, tener cabello seco y estropeado es mucho más sencillo de lo que uno piensa. La exposición al sol o el uso abusivo de las planchas pueden hacer que pierda toda su fuerza y brillo. Lo peor, sin embargo, es que repararlo no es tan fácil y que luzca sano otra vez puede requerir mucho tiempo y esfuerzo.

Por desgracia, tener cabello seco y estropeado es mucho más sencillo de lo que uno piensa. La exposición al sol o el uso abusivo de las planchas pueden hacer que pierda toda su fuerza y brillo. Lo peor, sin embargo, es que repararlo no es tan fácil y que luzca sano otra vez puede requerir mucho tiempo y esfuerzo.

El cuidado del cabello constante es vital; sin embargo, cuando el daño ya está hecho, hay que actuar con rapidez y darle a la melena de tu clienta esos mimos que está pidiendo a gritos.

A continuación, te explicamos cómo actuar ante un cabello triste y apagado para devolverlo de nuevo a la vida.

1.      Cuanto antes actúes, mejor

Siempre es mejor prevenir que lamentar. Por eso es importante observar si se dan alguno de estos síntomas: puntas abiertas, encrespamiento, cuero cabelludo seco o irritado… En estos casos, un extra de hidratación servirá para que el cabello recupere su estado normal.

2.      A veces, habrá que cortar

Cortar es la mejor forma de deshacerse del problema cuando el cabello está seco y triste. Normalmente las puntas son las que más sufren por lo que, si tu clienta no quiere perder longitud, puedes cortar sólo unos centímetros y después tratar el resto del cabello con los productos adecuados.

 3.      Evita las altas temperaturas

Someter al cabello a altas temperaturas, cuando ya está estropeado, es casi como una tortura. Aplica un protector térmico antes de empezar a secar y, después, utiliza aire frío. No olvides, también, que para emplear planchas o rizadores el cabello tiene que estar totalmente seco.

4.      Quedan prohibidos los tratamientos agresivos

Busca alternativas más respetuosas con el cabello para teñir, rizar, alisar… Los químicos quedan descartados hasta que la melena vuelva a su estado normal. Para todo existen opciones: hay tintes sin amoniaco, el cabello se puede ondular con trenzas… ¡échale imaginación y busca soluciones!

5.      Utiliza champú y acondicionador para cabellos estropeados

Selecciona cuidadosamente los productos que vas a aplicar durante el lavado. Nuestra recomendación es que apuestes por un dúo de champú y acondicionador formulados especialmente para tratar cabellos dañados.

En cuanto al champú es importante que sea suave, con un pH de 4,5 a 5,5. Evita los sulfatos y si contiene aceites naturales… ¡mejor que mejor!

Para el segundo, elige uno con ingredientes tales como el aloe vera, aceite de nuez de macadamia, argán, kaolín o karité. Dejarán sobre el cabello una especie de capa protectora que ayudará a reparar la cutícula.

Nosotros te recomendamos la gama R.A.W. de Biolage para cabellos dañados. Estos productos están formulados con ingredientes de origen natural y ofrecen resultados profesionales y de calidad.

Sus fórmulas son altamente biodegradables, sin siliconas, sulfatos, parabenos ni colorantes artificiales. Además, la nueva gama R.A.W, mantiene un fuerte compromiso con el medio ambiente, ya que usa ingredientes de comercio justo y sus envases están fabricados en plástico reciclado y reciclable.

Utiliza la gama Recover pensada especialmente para cabellos estropeados. El champú contiene yucca y bayas de Goji; y el acondicionador, por su parte, está hecho a base de arcilla de kaolín y aceite de cilantro para devolverle fuerza y brillo al cabello.

También es importante que durante el lavado, el agua nunca esté demasiado caliente. Utiliza agua tibia y finaliza con fría. Esto sellará la cutícula y el cabello se verá más sano y brillante.

 6.      Aplica mascarillas reparadoras

No hay nada mejor que un tratamiento hidratante para el cabello dañado; y el mejor producto para conseguir que el agua penetre en la melena es una mascarilla.

Busca entre aquellas que contengan ingredientes reparadores como el aceite de oliva, queratina o manteca de karité; y evita productos con siliconas o parabenos.  Aplícala por todo el cabello, después del champú y el acondicionador, y déjala actuar durante tres o cinco minutos.

Otra opción son los aceites o sérums para el cabello. Aplícalo sobre el cabello limpio y húmedo y después envuelve la melena en una toalla. Para que se active su afecto, dale un poco de calor a la toalla con un secador. Pasado un rato, retira, deja que el cabello se airee y enjuágalo con agua fría.

Con estos pasos conseguirás resucitar hasta el cabello más estropeado. En esos casos, recuerda a tu clienta los cuidados básicos para evitar, de nuevo, un cabello dañado: explícale lo importante que es proteger el cabello del sol, no abusar del calor, cortarlo periódicamente, usar productos adecuados, etc. ¡Qué vivan las melenas sanas!

 

 


Cabello Dañado

Relacionados Posts

Select a location

Select a language