MÁS
POSTS

Matrix Blog

Qué no hacer tras la coloración del cabello

Imagen-de-cabecera-.jpg
Un cabello que ha sido coloreado es más sensible a la deshidratación, al encrespamiento, etc. que otros. Por tanto, es importante darle los cuidados que necesita para que luzca sano, brillante y que el color permanezca intacto mucho tiempo.

Además de aplicar productos formulados especialmente para este tipo de cabellos, también es importante entender qué puede provocar que una melena coloreada se dañe. Por eso, hemos recopilado todo lo que no debes hacer con este tipo de cabellos.

 

No abusar de las herramientas térmicas

El cabello coloreado, como decíamos, es mucho más susceptible al calor y sufre más con el uso de herramientas térmicas como la plancha o el secador.

 

tonos-de-rosa-.jpg

 

Siempre que puedas, reduce la temperatura el máximo y recomiendo a tu clienta que en casa lo deje secar al aire. Por supuesto, antes de aplicar calor protege el cabello con un protector térmico de calidad.

 

No colorear con demasiada frecuencia

Es importante que lleves un registro de tus clientas o que les preguntes cuándo ha sido la última vez que se han sometido a este tratamiento. Como se suele decir, los excesos no son buenos.

Colorear el cabello con demasiada frecuencia, como sabes, puede causar daños así que deben pasar entre cinco y seis semanas para volver a realizarse el servicio de coloración. Cuando las raíces empiecen a hacer aparición, hay productos que ayudan a disimular el efecto.

 

No exponerlo al sol sin un protector para el cabello

La concienciación y la educación en cuanto al cuidado del cabello coloreado es muy importante. Tus clientas deben entender la importancia de cuidar su melena si quieren que su color dure más tiempo. En este sentido, es importante que les transmitas la necesidad de utilizar un protector solar para el cabello.

 

Melena-rubia-al.sol.jpg

 

Estos productos protegen de los rayos UV y, normalmente, aportan vitaminas que hacen que el cabello esté más sano y fuerte. Es recomendable aplicarlo antes de exposiciones al sol prolongadas.

 

No bañarlo en cloro

En verano es normal pasar muchas horas a remojo en la piscina; sin embargo, esta actividad puede ser negativa para el color del cabello. El cloro, que se diluye en el agua de la piscina, no se lleva bien con los cabellos coloreados; especialmente con las tonalidades claras. Este puede hacer que un cabello rubio, por ejemplo, se vuelva verde.

En tu labor de estilista, deberás explicar a tus clientas que es importante que mantengan su cabello seco o que lleven un gorro cuando vayan a la piscina.

 

No abusar de los químicos

De nuevo, la clave de todo está en el equilibrio. Es decir, si estamos sometiendo nuestro cabello a una coloración habitual es importante que evitemos aplicar seguidamente productos químicos para, por ejemplo, el alisado.

 

Cabello-rojo-chillón-.jpg

 

Si tu clienta quiere ambas cosas, asegúrate de que pasa un tiempo suficiente entre una y otra para que el cabello pueda recuperarse y no sufra demasiado. Además, utiliza productos que no contengan amoniaco y sean ricos en ingredientes naturales.

 

No olvidar los cortes periódicos

Son fundamentales para que un cabello coloreado se mantenga sano y fuerte. Al final, lo mejor que podemos hacer por él es cortarlo habitualmente para que se regenere naturalmente.

 

Melena-corta-de-color-vibrante-.jpg

 

No es necesario hacer cortes radicales; simplemente con sanear las puntas cada dos o tres meses es suficiente. El pelo lo agradecerá.

Ten en cuenta estos consejos y dale al cabello coloreado el cuidado que necesita. Y no olvides explicar, también, a tu clienta cómo debe mantenerlo ella en casa. Trabajando juntos conseguiréis que su melena luzca siempre de cine. 


Cabello Coloreado Coloración Tendencias Coloración

Relacionados Posts

Select a location

Select a language