MÁS
POSTS

Matrix Blog

Consejos para hidratar los diferentes tipos de cabello

cómo hidratar el cabello.jpg
A las personas, normalmente, hay que conocerlas bien para llegar a entenderlas y saber cómo tratarlas. Con el cabello ocurre exactamente lo mismo, hay que estudiarlo en profundidad para identificar sus necesidades y aplicarle los tratamientos indicados

Esto es especialmente importante cuando el cabello sufre procesos de deshidratación y encrespamiento; en estos casos es necesario actuar rápido pero con toda certeza. Y es que aplicar el tratamiento adecuado para el tipo de cabello que tenemos entre manos es fundamental para revertir la situación.

Con la llegada del verano, cuando el cabello es más vulnerable y tiende a deshidratarse; te vendrán bien estos trucos para reparar y nutrir los diferentes tipos de cabello.

Cabello rizado

Las melenas rizadas tienden a mostrarse más apagadas y secas que el resto. El motivo está, precisamente, en su forma enroscada ya que la hidratación natural del cabello ha de hacer un viaje más largo desde el cuero cabelludo hasta las puntas. En el camino, se pierde y no llega al final. Por eso, este tipo de cabellos necesitan una hidratación más intensa que el resto.

melena castaña rizada.jpg

 

A la hora de tratarlo ten en cuenta:

 

●     No renuncies al acondicionador y a la mascarilla, toda ayuda es poca. Por lo tanto, aplica siempre estos dos productos que nutren el cabello y aportan grandes cantidades de agua. Los productos especiales para melenas rizadas suelen contener, de por sí, esa dosis extra de hidratación que necesitan estos cabellos.

●     Utiliza, siempre, protectores térmicos. Cualquier melena, del tipo que sea, sufre con las altas temperaturas y se acelera la deshidratación. Los protectores térmicos protegen el cabello y reducen el daño.

●     Recomienda un tratamiento hidratante intensivo periódicamente, idealmente una vez al mes. Utiliza fórmulas que contengan gardenia, coco… y aplica calor durante 20 o 30 minutos. Mientras la clienta se relaja, su cabello recibirá una inyección de hidratación que penetrará profundamente y mantendrá el pelo sano durante más tiempo.

 

Cabello grueso

Tal y como le ocurre a las melenas rizadas, los cabellos gruesos tienden a la sequedad debido a su estructura capilar. De nuevo, la hidratación natural no llega a las puntas. A esto se le añade, además, que normalmente las mujeres que tienen un cabello grueso suelen utilizar con frecuencia las planchas y el secador para controlar la textura. Estos dos factores condenan a ese cabello a la deshidratación.

 cabello moreno rizado.jpg

Algunos trucos:

 

●     Antes de secar el cabello, cuando todavía esté húmedo, aplica aceites hidratantes de medios a puntas.  El uso de estos productos tiene un gran número de beneficios: proporcionan nutrición sin peso, protegen el cabello, aportan suavidad, brillo, acondicionan y hacen que la melena sea más manejable.

●     Multiplica la hidratación. Aplica siempre un acondicionador hidratante, una mascarilla y después un spray. También, periódicamente, recomienda tratamientos especiales que nutran el cabello en profundidad y que lo dejen suave y sedoso.

 

Cabello fino

Este tipo de cabellos también son susceptibles de padecer sequedad de vez en cuando. En estos casos es muy importante hidratar pero sin aportar peso ni apelmazar la melena.

 

hidratar cabello rubio.jpg

 

Recuerda:

       ●     Utiliza un acondicionador para cabello fino. Este paso es muy importante y el producto lo es todo. Es vital que el acondicionador sea ligero, fácil de enjuagar y que no aporte peso.

●     Evita la raíz y céntrate en las puntas, que son las que suelen estar más dañadas. Si aplicas demasiado producto cerca del cuero cabelludo puedes conseguir que este se engrase con más rapidez y pierda todo el volumen.

Cabello maduro

Con la edad todo el cuerpo cambia, incluido el cabello. Este suele presentarse más débil, fino y, muchas veces, seco. Si, además, el color es canoso puede dar aún más sensación de sequedad.

Para este tipo de cabellos:

●     Aplica una coloración que, además, sea hidratante. Utiliza productos específicos que nutran mientras aportan color.

●     Trátalo en profundidad con frecuencia; una melena madura también necesita unos mimos extra de vez en cuando. Una mascarilla hidratante o un aceite darán al pelo un aspecto más joven, sano y fuerte.

●     Córtalo con frecuencia para sanear las puntas. Al final, es la zona del pelo que más sufre y que suele presentar peor aspecto. Un corte de vez en cuando mantendrá el cabello más sano y bonito.

Con estos trucos podrás darle a cada cabello la hidratación que necesita. 


Consejos Styling

Relacionados Posts

Select a location

Select a language